Home Guía práctica para elegir la cama adecuada para su casa.

Guía práctica para elegir la cama adecuada para su casa.

La compra de la cama debe ser bien pensada ya que este elemento principal del área de dormir es más que un simple mueble.

Más allá de su valor formal, la cama, junto con el somier y el colchón, es un elemento fundamental para nuestro bienestar: es el lugar donde nos regeneramos, donde recuperamos nuestras fuerzas. Por lo tanto, es más que normal que cuando compras uno, le prestes especial atención.

Dado que la calidad del sueño no sólo depende del colchón sino también de la propia cama, la comodidad es sin duda un primer criterio en el que basar su elección. Los requisitos de comodidad varían de una persona a otra y están influenciados por el estado de salud, las preferencias y los hábitos personales. En cualquier caso, una cama cómoda es la principal condición para disfrutar de un sueño reparador y preservar la salud.

¿Cómo elegir la cama para tu dormitorio?

Sofá exterior 2 plazas diseño polietileno jardín terraza Gumball D1
Sofá para niños salón diseño moderno Gumball Sofa Junior
Sofá 2 plazas tapizado modular sala de espera diseño moderno Traveller
Sofá para sala de espera 2 plazas diseño polipiel oficina salón Tabby

Así que veamos cuáles son los principales factores para elegir la cama para ti. Los aspectos que tendremos en cuenta en esta guía de compra no serán sólo estéticos, sino también prácticos: juntos, analizaremos el espacio, las dimensiones, los materiales y cualquier función adicional y, como siempre, le daremos algunos consejos valiosos sobre la elección correcta.

  1. Espacio

    Al elegir la cama para su habitación, primero debe tener en cuenta el espacio disponible que influye en el tamaño y el tipo de cama. Analizar el espacio significa entender dónde y cómo colocar la cama. Se suele colocar contra una pared, lejos de la ventana, para no estar demasiado expuesto a la luz directa, las corrientes de aire y el ruido del tráfico. Hay que tener en cuenta no sólo los diversos elementos estructurales de la habitación como las tomas de luz eléctrica, el radio de apertura de las puertas y la posible colocación de los armarios, sino también comprender cómo ubicar los otros diversos complementos en la habitación y cuánto espacio podemos permitirnos dedicar a cada uno de ellos. También porque hay que considerar que las dimensiones estándar 160×190 se refieren a los colchones y no a las dimensiones reales de las camas, que siempre serán por lo menos un poco más grandes debido al tamaño del armazón de la cama, la cabecera y posiblemente también el pie de la cama. Si entonces, una vez decidido dónde colocar la cama, parece que queda muy poco espacio para los armarios y te preguntas dónde poner todas tus cosas, sabes que un modelo con compartimento de almacenamiento puede resolver el problema. Y en algunos casos, como por ejemplo en los apartamentos o estudios, es necesario recurrir a soluciones extremas optando por camas plegables que permitan vivir plenamente cada día sin el estorbo de una cama siempre presente.
  2. Dimensiones

    ¿Sommier o cabecera? El segundo paso para elegir la cama, después de considerar el tamaño de la habitación, es el tamaño de la cama. La cama sommier es ideal para ganar espacio: al no tener el cabecero, la cama se coloca en la pared ganando esos buenos centímetros. Pero la cama también debe ser cómoda para relajarse leyendo un buen libro o viendo la televisión, por ejemplo. En estos casos la presencia de una cabecera lo suficientemente alta y bien acolchada para descansar cómodamente la espalda es esencial. Sin la cabecera se corre el riesgo de apoyarse directamente contra la pared y para algunas personas puede ser incómodo.
  3. Medidas

    Elija una cama con el tamaño adecuado para el número de personas que alojará, su físico, así como el tamaño de la habitación, por supuesto. Su longitud debe ser unos 15-20 centímetros más larga que la altura de la persona que dormirá en ella. Las dimensiones de una cama doble estándar son adecuadas para colchones de 160 cm de ancho y 190 cm de largo, mientras que la cama cuadrada y media es para colchones de 120×190 cm. Además de éstos hay otros modelos de cama doble menos habituales pero aún muy conocidos: entre éstos encontramos las llamadas camas King Size que son generalmente al menos 20 centímetros más anchas que los modelos tradicionales. Este tipo es difícil de encontrar un lugar en los hogares modernos y por esta razón cada vez más parejas se ven obligadas a optar por las camas dobles de estilo francés, que por el contrario son más estrechas que los modelos estándar y por lo tanto miden 140×190 cm. Dado que desde el punto de vista de la comodidad, el somier y el colchón representan la parte más importante de la cama, considéralo un gasto adecuado para un buen sistema de sueño. Asegúrate de que las dimensiones de la cama son compatibles con las del somier y el colchón.
  4. Material

    La elección de la cama no es sólo una cuestión puramente funcional y práctica. Por el contrario, el aspecto estético juega un papel central en la elección de la cama. La cama es el elemento más importante del dormitorio, el pivote alrededor del cual giran todos los demás elementos de la habitación, así como el sofá de la sala de estar, por lo que la compra de una cama es una inversión importante. Su atención debe centrarse en primer lugar en los materiales utilizados para su fabricación. El objetivo, por supuesto, es comprar una cama que ofrezca comodidad y seguridad, que tenga una buena duración de vida y que sea de buena calidad. Una cama consiste principalmente en un marco, o armazón, generalmente de madera o metal. El marco puede ser tapizado y cubierto con tela y, si no tiene una cabecera, se llama el término francés sommier. Las camas de madera son muy apreciadas por su aspecto cálido y natural: es un material de muy larga tradición en muebles y muy agradable a la vista. Sólida e intemporal, la madera es siempre de gran elegancia y puede encarnar todos los estilos dependiendo de las líneas, esencias, acabados y colores. Noble y dura, la esencia de roble tiene una gran demanda en el mercado tanto por sus cualidades estéticas como por su solidez. La madera de haya también es muy apreciada por su solidez y sus cualidades estéticas que aportan un toque de calidez al mobiliario haciéndolo siempre acogedor. La madera también es particularmente adecuada para aquellos que sufren de alergias respiratorias porque no acumula ni retiene el polvo, además de que mantenerla limpia es sencillo, basta con pasar un trapo húmedo.
  5. Altura

    La altura a la que duermas dependerá, por supuesto, tanto de la altura de la cama como del grosor del colchón. Esta altura al sentarse es un factor importante porque afecta a la facilidad con la que te puedes acostar y levantar. Sin embargo, las condiciones higiénicas se ven afectadas principalmente por la altura del colchón: más precisamente, la distancia del colchón al suelo debe asegurar una buena circulación de aire y por lo tanto una mejor ventilación del colchón. Esto, a su vez, hace que la humedad acumulada durante la noche se disipe más rápidamente.
  6. Funciones

    Cama retráctil La falta de espacio en las casas modernas es sin duda uno de los problemas más sentidos, y hoy en día, para poder amueblar los espacios de forma funcional, se utiliza el uso de camas retráctiles, sobre todo cuando, como en los estudios, no se puede tener un verdadero dormitorio, pero las zonas de estar y de dormir coexisten en el mismo ambiente. La cama plegable es un tipo de solución que no tiene nada que envidiar a la cama tradicional y que permite amueblar de forma bella, pero sobre todo prácticos y funcionales espacios estrechos. En estos casos la cama se revela por la noche antes de acostarse y desaparece por la mañana, escondiéndose dentro de un práctico armario y dejando espacio para las actividades diarias.

    Cama contenedor si se vive en una casa pequeña o se tiene un dormitorio separado del resto de las habitaciones pero no especialmente grande, una opción válida, muy práctica y cada vez más de moda, es la de utilizar camas contenedor, es decir, aquellas camas que bajo el somier esconden un gran compartimento en el que se pueden guardar artículos y ropa de cama que de otra manera no sabríamos dónde poner. El mecanismo de acceso al compartimento de almacenamiento es fácil de usar: generalmente está equipado con una apertura servoasistida que permite levantar el somier sin esfuerzo y sin necesidad de retirar el colchón. Con esta solución ganará espacio útil para almacenar y guardar almohadas, mantas, sábanas, edredones y cualquier otra cosa que desee.